jueves, 5 de junio de 2008

EL TORO: BASTA YA DE MATAR


Según una encuesta de la empresa Gallup (2006), al 72% de los españoles ya no les interesa lo más mínimo el mundo de los toros (pasando por Cataluña, el pasotismo alcanza cotas del 80%). Solo al 7,4% de los ciudadanos consultados, les importa la lidia más que un poco.

Unos cuantos datos más. En España, 49 poblaciones han vetado ya la práctica taurina. En la comunidad canaria está totalmente prohibida. Cada año mueren en el país, según el Ministerio del Interior, más de 11.000 reses. RTVE dejó de emitir la lidia en 2007, y hoy mismo, 5 de junio de 2008 según informa la agencia EFE, El Tribunal de Lisboa (Portugal), ha prohibido la emisión de una corrida de toros, a cualquier hora que no sea después de las 22.30 por considerarlo un "espectáculo violento"; que no falte la cantante Alaska, que sumaba recientemente la imagen de su desnudez a la lucha antitaurina. El toreo es historia aparte.

El Parlamento Europeo en Bruselas, digno defensor de los derechos universales, suele dar pie a iniciativas como la que la mañana del 4 de junio de 2008, presentaba un grupo de eurodiputados junto a varias organizaciones sociales defensoras de los derechos de los animales. Se proponía un seminario en el que se explicaban los motivos de la decadencia de la “fiesta nacional”, además de una efigie taurina de color blanco instalada en los pasillos del hemiciclo, sobre cuya piel de cartón ha firmado todo aquel europarlamentario que prefiere la pluma a las banderillas.

También han tenido su sitio en el Parlamento los defensores del toreo. El mismo día 4 de junio, por la tarde, en un espacio de la eurocámara convertido a mini plazoleta de toros, el periodista Carlos Herrera hacía de maestro de ceremonias, presentando apologías de amantes del arte taurino. Palabras para Lorca, Hemingway, y alusiones al arte en movimiento, mientras un aire, ya alegre de vino descorchado y jamón cortado, servía de materia prima a la guitarra del maestro Montoyita. Todo muy bonito. El vino, el jamón, las palabras, los toreros, la pasión, el sentimiento. 11.000 animales muertos cada año en España.

Desde este despacho se apoya y se apoyará, todo intento de mejorar la realidad de cualquier especie viva, sea vegetal o animal. La defensa de la biodiversidad, la cultura de la paz y el respeto a la vida de los seres vivos, debe imponerse como forma de vida de una humanidad avanzada, culta y desarrollada.

1 comentario:

Víctor M. Macías Caro dijo...

Muy de acuerdo, compañero Vicent. Espero que la "fiesta" decaiga poco a poco hasta que desaparezcan estas costumbres de la España sempiterna. Una acción directa por parte del Gobierno, prohibiéndola por ejemplo, como nos gustaría a muchos, provocaría una reacción contraria... el victimismo es otra de las muchas virtudes de nuestro pueblo.

Salud y república,